sábado, 29 de marzo de 2014

Mamá, ¡Quiero ser comercial!



Entre las alternativas con que alguien se  puede ver sorprendido en la vida, los padres suelen manejar muchas de las previstas, posibles e incluso las menos probables con que sus hijos les pueden sorprender: orientaciones que no previeron, gustos, preferencias que desconocían y proyectos que…ni sospecharon, pero la escena es tremebunda cuando un hijo llama a sus padres para comunicarle la grave noticia:
-Papá, mamá: quiero ser comercial.