lunes, 27 de mayo de 2013

Marca y privacidad




En no pocas ocasiones me he planteado esto de la “propia marca personal”.Así que haré por un día de abogado del diablo, quizá por “autoinoculación”. 
 Es más, comencé mi andadura creando un blog con el simple, sincero y llano deseo de compartirlo con quien se dignara derrochar unos minutos con él sin saber que estaba creando mi propia marca, perdón, -publicando mi propia marca-, que es distinto , por que creo que mi marca personal comenzó a crearse hace décadas.
Con el tiempo decidí seguir a aquellos que sinceramente me demuestran en la red día a día que tienen algo que decir y mucho que enseñar, es decir me dediqué a aprender, leer y oír  sin estar en todas partes por que no le veo sentido ni pies ni cabeza.
 Con el tiempo descubrí que el blog era una buena herramienta (posible) de canalización de mi “marca personal “para propósitos objetivos, alternativas profesionales o laborales, comerciales…y un sin fin de posibilidades más. A pesar de todo me esfuerzo en mantener mi autenticidad, cimiento de mi marca  (¡que ya cuesta ¡) procurando “descontaminarme” a diario en el “spa” relajante y estresante de la realidad, mi realidad y continúo manteniendo mis reservas respecto a  la red y la utilidad y efectividad “sin límites” que se le otorga para cuestiones como “ empleo”,por ejemplo.
Sigo pensando que  “la red es un monstruo que lo devora todo y que mal alimentada y administrada (no en tiempo, si no en información)  puede adquirir tal tamaño que su presencia en tu vida te desaloje de la misma”. No es que me haya mutado de golpe en un clon de Julián Assange y anticipe el Apocalipsis por infección cibercurricular sino que, respecto a nuestros datos a veces hay que ser más proporcionados. Si hay un motivo y una persona será el momento de esgrimirlos todos. Me explico:
Si lo piensas serenamente, en estos casos, el tamaño de tu mercado objetivo (y mercado meta) es proporcional al de una perla en el planeta Tierra. Pero nuestro marketing involuntario llega por igual a los caladeros de ostras que al desierto del Gobi que a la pampa argentina o a los poblados de toaregs donde doy fe de que no hay perlas. ¿Tiene esto sentido?. Es más, cuando alguien nos interesa le dejamos una -tarjeta de visita- con el teléfono o e-mail y si quiere nos llama o le pedimos el suyo por que hay una razón objetiva.
Podemos escribir en ella  “fulanito de copas”...”Peón albañil”  o “Ingeniero técnico en zanjas, antenas y canalones”, al final es lo mismo. No se nos ocurre dejarle un “pendrive” de 10 megas con nuestra “propia marca personal”. Y si alguien se interesa por nosotros será: por referencias de personas que nos conocen bien personal y profesionalmente, o por contraste de elementos o aspectos que le interesan de nuestras  actividades (por ej. en la web) para según qué objetivo, pero nunca por que hayan visto todos,  tus nombre, tu teléfono y tu foto tatuados en la playa de la malvarrosa el día 15 de Agosto o en un letrero fosforescente en la feria de Abril. A poco que uno opte por hacer un intento de “auto roll playing” con meridianas dosis de empatía puede imaginar la cantidad de bicarbonato sódico que necesita un reclutador/seleccionador para digerir tamaña cantidad de datos.
Creo que se trata de ser “tu mismo” no de parecerte a lo que quisieras, se trata de demostrar y trasmitir lo mismo a mano alzada que pulsando teclas , en persona que a distancia. La red y “la marca personal propia” que elaboras en ella “con corset y a veces sin él”, te dan la oportunidad de ofrecer un aval (si acaso) o una referencia mas de ti, de parte de ti, menos importante seguro que la que pueden ofrecer tus mentores. Y respecto a algunos objetivos, como pueden ser, la prospección de empleo “Saber a quien nos dirigimos, para qué y de qué necesito informar, a quien y como” son elementos mas que suficientes, personales  imprescindibles y  necesarios para comunicarse con quien crees que es tu objetivo por que “tener criterio propio” también es “marca personal propia”.  A veces expandir exceso de información difumina el objetivo, el mercado y los motivos. Para todo lo mas personal ya tenemos a quien nos siga y acompañe toda nuestra vida y este a nuestro lado siempre ,  se preocupe por nosotros y de nuestros datos, día y noche , llueva o haga sol, en el sueño y la vigilia, la salud y la enfermedad …y esa….. es la agencia tributaria.

2 comentarios:

  1. Querido Rodrigo, con la agencia tributaria hemos topado........Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón, con AT topamos siempre. Gracias por comentar. saludos

      Eliminar