domingo, 19 de mayo de 2013

Deducciones arriesgadas



Resumiendo , por si algún lector tuviera la osadía y el atrevimiento de leer de una “tacada” los últimos post´s , y con el fin de echarle una mano en desagravio , me gustaría dejar un decálogo a modo de deducciones con el fin de zanjar este tema que si bien no es el objetivo de este blog ni el eje central de su argumentario , es inevitable “tocar” aún pasando de puntillas sobre él , por que forma parte lamentable del paisaje de nuestros días , en espera de que el “ansiado cambio” pinte de otros colores la realidad cotidiana. Siguiendo el viejo slogan “seamos realistas, pidamos lo imposible” , parece evidente y  necesario lo siguiente:
.-El “mundo” de  las ofertas de empleo, publicación y reclutamiento  es lo menos estructurado, reglamentado y normalizado que existe en este país. Es contradictorio reclamar sinceridad en los curriculums y evidenciar la misma cualidad en las ofertas. Ambos extremos son necesarios e imprescindibles. Mucho de este aspecto suena sensacional, retador y frustrante.
.-Toda oferta debería de incluir necesaria y especialmente  aquellos requisitos que al escrutar son el motivo de las cribas iniciales y que ocasionan la eliminación de más del 50% de las candidaturas. Se hace imprescindible la confiabilidad y la seriedad.
.-Por respeto a los candidatos (que son personas) y en especial a todos cuantos se esmeran día a día en una búsqueda seria y comprometida (que son según veo, cientos de miles) , las empresas deberían  encontrar la forma de responder a las candidaturas y controlar las aperturas y cierres de la publicación de sus ofertas.  Es evidente que no hace falta una partida presupuestaria para ello.  
.-Las búsquedas de empleo, para cualquier opción, departamento, funciones, localización o responsabilidades requieren de una gran entrega, sacrificio, constancia, resistencia y coraje para cualquier candidato. (Elemento que no todo el mundo conoce debidamente y valora) y que en muchos casos dice mucho de las capacidades y habilidades del aspirante. Dato curioso: Es extraño encontrar una entrevista en la que se pregunte “¿Cómo busca usted trabajo”?, cuando algunas respuestas pueden delatar cualidades del aspirante que se pasan por alto y son valiosas.
.-Muchas de las selecciones se llevan a cabo por personal poco o nada cualificado según los puestos , categorías, departamentos y la envergadura de la empresa. Ello lamentablemente a veces delata el aprecio por el puesto, por el empleado y por la propia empresa.
.-La excesiva especialización no aumenta las posibilidades de éxito en las búsquedas pero el éxito profesional depende de tu talento, de cómo desarrolles y amplíes las habilidades adquiridas y siembres una estrategia de confianza (QUE ES CLAVE) entre la empresa y tu.
.-La formación y titulación intensa y extensa no es garantía de éxito en la actualidad. Si logras un puesto, no se trata solo de realizar un trabajo aceptable sino de implicarse en él. Por que conservarlo dependerá de ello.
.-Poner en valor la experiencia, habilidades, destrezas, actitudes, flexibilidad  movilidad  y saber comunicarlo en un curriculum abre puertas que cierran otros aspectos y datos que se siguen incluyendo en el mismo.
 Son los empleados los que ofrecen ventajas competitivas a sus empresas pero  son escasas  las que lo saben y lo practican.
.-Los candidatos deben estar preparados para una minoración casi necesaria en sus expectativas económicas. Esto más que una tendencia, ya es una constante.
Por último y como colofón y aportación más personal y objetiva, creo que “hay que estar en el lugar indicado, en el momento justo, ante la persona correcta” , creo que la casualidades existen también tanto como las coincidencias y creo que no somos solo lo que  creemos ser sino lo que alguien es capaz de ver en nosotros en cualquier aspecto de la vida. Mientras acertamos a reconocer que todo eso existe; el conocimiento de nuestras cualidades y carencias, el tesón, la entrega, la constancia y las actitudes optimistas son junto con la esperanza y la confianza en nosotros mismos, la mejor arma para la conquista de cualquier objetivo.

6 comentarios:

  1. Hola Rodrigo, gracias por tu entrada. Coincido contigo: la búsqueda de empleo exige un gran esfuerzo por parte de los candidatos, y no por encontrar un trabajo en sí (que eso es obvio), sino especialmente por tener que 'lidiar' con múltiples herramientas que siguen modelos a menudo muy distintos, lo que le da una complejidad notable al proceso de búsqueda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de nada GRACIAS por pasarte por esta, tu cibercasa .Es un lujo y un placer para mi tenerte por aquí. Efectivamente trataba de resaltar y alumbrar sobre la enorme complejidad, dificultades y esfuerzo que conllevan las búsquedas serias y sistemáticas más aún después de experimentar, ver, escuchar y comprobar ; y por otra parte intentaba lanzar algunas ideas que las herramientas y empresas podrían adoptar para aligerar el procedimiento y mejorarlo . Un saludo y mi sincera gratitud por tu aportación.

      Eliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con lo que has publicado, ahora la búsqueda de un empleo digno se ha convertido, que vale todo, no tienen en cuenta absolutamente nada, circunstancias, necesidades etc. Pero lo peor es que como.estamos tan desesperados tragamos literalmente con todo me pregunto volveremos a recuperar esos valores que aprendimos?? Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por comentar. Creo que los valores jamás se desaprenden ni se pierden, como mucho se aparcan…que es lo que hemos hecho “todos” últimamente por acción u omisión,….. y así nos va. Respecto a lo que comentas, si puedes lee el libro de Suzanne Dibble, “conserve a los empleados valiosos”. Podrás hacerte una idea de como cambian cíclicamente las perspectivas y las relaciones en el mundo laboral a través de los años desde el siglo XIX. Creo que se hace necesaria una profunda transformación y la habrá SI o SI. Lo que ignoro es si llegaremos a verla en plenitud pero mientras es nuestro deber para con nosotros y las generaciones venideras impulsarla, crearla, promocionarla y conquistarla, precisamente sobre la cultura del esfuerzo. -No podemos extinguir ciertos desafueros de un plumazo-, pero podemos promover su encuentro con la liquidación mientras aportamos alternativas creíbles, posibles y justas para “trabajador y empresa”. En esas alternativas seguro que por definición encontraremos la “actualización de valores” que jamás se pudieron ni debieron perder Y que son y deben ser la base misma y las entrañas del equilibrio y relación entre ambos: “el respeto y la confianza mutua” para la conquista de objetivos que aportan beneficios a ambos. Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Estimado Rodrigo, gracias por continúar escribiendo.Me ha gustado mucho lo que has publicado. Gracias.






    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar y por...seguir el blog.

      Eliminar