sábado, 18 de mayo de 2013

De nuevo...



Abundé un día en el valor de la constancia, abundé muchos de ellos , en el valor del compromiso , escribí sobre no decepcionar y no decepcionarse, pero por encima de los empeños, las voluntades , la fuerza de voluntad, los deseos , las famosas actitudes y el valor inexorable de los sueños olvidé escribir sobre los imponderables y la indulgencia. En contra del titulo de una vieja canción NO “se me olvidó que te olvidé”.
Craso error y por encima de todo gran lección. Es la parte buena a la que uno inevitablemente se acoge cuando por acción o por omisión nos sentimos culpables, aun sin serlo y nos resentimos de ello.Si es cirto que pude habr entrado algun dia para dejar por escrito el contendio de un "huevo kinder" pero me repele  escribir por escribir y rellenar
Aún así y a sabiendas de que en todo cuanto escribimos contiene  una parte enorme de emociones me quedaré con el  consuelo de preguntarme ¿habrá algo más bonito , un tema mas entrañable, sincero y humano que la indulgencia? ¿como se puede pedir perdon sin apelar a la emoción?. Podría haber escrito un post pequeño pidiendo perdón pero, para el que aun albergue dudas ¿Por qué no ayudarle mientras le ayudo a comprender?. Recuerdo ahora haber escrito sobre las decepciones y lamentaría haber caído en el exceso de la teoría y el perjuicio de la praxis más absoluta.
 Quiero dedicar, enviar este post y no me duele en prendas   , en especial , a aquellos que confiaron en leerme a menudo por que así entendieron que podrían hacerlo , por que les atraía leer , por que les gustaba o simplemente por que les daba la gana por las razones que fuesen. Sé que no se trata de incondicionales (y eso lo hace mas grave aun), si no de lectores que simplemente me siguen y lo sé, aun y cuando albergue dudas del valor real de mis palabras escritas. Sigo aquí. Espero de mis lectores y amigos un pequeño detalle de indulgencia para aquellos imponderables e insalvables que inevitablemente nos  obligan a no acudir a una cita deseada y buscada, sentida y consentida y esperada…. durante unos días, sin avisar.
Gracias a los que aun no habiendo pedido certificado de baja provisional  me habéis esperado, me habéis regalado el beneficio de la duda , a los que seguisteis confiando , a los esporádicos y a los indiferentes. Insisto a pesar de todo en mi esperanza en no decepcionar…tiempo al tiempo. Un saludo entrañable….con el susurro pícaro de una pregunta ¿por donde íbamos?. Gracias.

2 comentarios:

  1. Gracias po seguir escribiendo, es un placer leerte. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar ...y a la enorme "cantidad de anónimos" que me seguís. Un saludo con tinte de humor.

      Eliminar