domingo, 26 de mayo de 2013

Cohesión. Grupos y equipos (I)



Me preguntaba y reflexionaba sobre -como amigos que un día se conocieron, no por la cercanía, ni por la identidad, más bien al contrario,  por razones ajenas a los fundamentos del origen cotidiano y usual de la amistad, habían llegado a fraguar precisamente una amistad tan intensa, extensa, compartida ,sincera y duradera en el tiempo.
 Nos conocimos   años atrás cuando comenzamos a formar parte de una compañía para la que trabajábamos. Sumergidos en las sensaciones de lo entrañable y disfrutado, tuvimos la oportunidad de charlar en algún momento sobre esto , aun en el ambiente de una parte del pasado compartido, aparentemente añorado y disfrutado y con un hálito de nostalgia perceptible que solo siembran las buenas y enriquecedoras experiencias. La verdad es que aquellos días tampoco fueron, a veces, un camino de rosas ,también hubo sombras , pero por el interés que en otros sentidos puede tener he preferido relatar las conclusiones a las que llegamos ,interesantes como me parecen y me parecieron, en medio de un ambiente distendido, entre las opiniones de todos ,sin que en  ningún momento la cita y la reunión dejara de ser lo que se pretendía, un momento de reencuentro, ocio y diversión previo a la entrega a los placeres de la gastronomía ,a los cuchicheos , novedades y a la critica (único deporte nacional sin federación propia) sin olvidar el riesgo posterior  a  los cantos regionales….(¿).
Profesionalmente era innegable que todos aportaron, pusieron en valor y compartieron innegables  habilidades  y competencias que luego se fueron  desarrollando y que en los ambientes comerciales son básicos, entre otros las capacidades de comunicación y persuasión entre otras muchas, Capacidad de generar y compartir confianza a la propia compañía y a los clientes, proactividad, capacidad de analizar, escuchar al mercado,  y planificar. Habilidades innatas unas, adquiridas otras y propias todas del desempeño en estos departamentos. Creo que nunca se puede fabricar un comercial a pesar de que algunos se empeñen. A diferencia de otras competencias y departamentos, el comercial no solo lo es, sino que suele profesarlo, ejercerlo y sentirlo. Su entorno social lo sabe casi antes que él.
Pienso que la clave de la conjunción del grupo humano que sustentaba al equipo profesional estuvo en la implementación progresiva de complicidad y solidaridad emocional y laboral que indefectiblemente fuimos capaces de agregar, aparentemente en modo espontáneo y casi inconscientemente, a la estructura del grupo

No hay comentarios:

Publicar un comentario