viernes, 29 de marzo de 2013

Optimismo y metas





Siempre me pregunté por qué nos cuesta tanto decidir a veces, por qué algunas personas parecen tener claro todo y otras no tanto, por qué mostramos actitudes distintas ante problemas aparentemente semejantes, por qué parecemos ahogarnos en vasos de agua y por qué mostramos una facilidad tremenda para juzgar y sentenciar los problemas y las dificultades ajenas y anticipar juicios mientras somos tan generosos con los propios. Siempre pensé que las dificultades de la vida son solo eso, problemas que nosotros dilatamos mientras no resolvemos y determinamos y vamos aliñando poco a poco al tiempo que los rumiamos, removemos y removemos cual si de una enorme y amorfa masa de croquetas se tratara. 
Luego, uno percibe que existen tres tipos de individuos:
-Los que creen que uno controla todo su destino, los que creen que nos debemos a situaciones y circunstancias externas y los que piensan que todo cuanto nos ocurre  proviene de una mezcla entre nuestro control de la propia vida y las situaciones y circunstancias del entorno que la influyen y la moldean, incontrolables, inesperadas y con resultados mejores o peores.
Los primeros suelen ser personajes de más o menos logros o pequeñas metas  alimentadas de éxito,  pequeños éxitos que lógicamente han reforzado su autoestima, su autocontrol y su determinación.  Lamentablemente estos deterministas creen en la verdad absoluta y su “sobreretroalimentación” los lleva a encontrarse siempre en ese nomenclatura de personas que “-ocurra lo que ocurra, siempre lo veían todo venir”- convirtiéndose a veces en futurólogos del pasado.¿Quien no ha tenido o tiene alguno cerca?. Es todo un clásico.
 No menos clásico es aquel que se siente como “mensaje en una botella” navegando en un enorme océano donde lo mismo recibes una multa de tráfico que una bonoloto de seis más el complementario. Sujetos de baja autoestima, de educación o experiencias vitales en entornos controladores o víctimas de indefensiones aprendidas , incapaces de elaborar respuestas o de emprender.
Hace mucho tiempo decidí acomodarme entre ambos, consciente de que los primeros olvidan que la verdad absoluta no existe y que cualquier verdad que separamos de su verdad completaría (circunstancias) es simplemente una verdad a medias o lo que es lo mismo, una mentira a medias ; consciente de que los que creen que somos dueños absolutos de nuestro destino olvidan quizá ,también, por falta de experiencia suficiente (afortunadamente)  que muchas dificultades y problemas en la vida no son sino el fruto de situaciones de presión, aversión y opresión que generalmente son ajenos y difíciles de controlar  y que si no nos damos cuenta de ello caemos en el vicio de culpar a las personas por sus fracasos.
No somos, por contra, hojas de otoño que el viento mueve a su antojo. Nos trazamos metas, objetivos que nos reportan felicidad, metas a largo plazo y pequeñas metas cuya conquista nos ayuda a perseverar en la búsqueda de sueños, que son lo verdaderamente importante sin perder la perspectiva de que los mas grandes éxitos y las peores decepciones nacen siempre de grandes expectativas y grandes sueños cuya conquista siempre reporta riesgos. Todos nos equivocamos pero eso nos debe de animar a persistir, a no resignarnos y a pisar sobre nuestros fracasos para seguir nuestro camino, nuestro sueño.
En cualquiera de los casos poseemos una herramienta fundamental que muchos olvidan emplear: el pensamiento positivo, enfrentarse a las adversidades con optimismo, con autoconfianza, con fuerza. Plantearse metas pequeñas y progresivas cuyas conquistas alimenten el positivismo  necesario para llegar a nuestros sueños. Sentirse capaz de algo es importante e imprescindible pero no suficiente. La autoestima se alimenta de éxitos y esos son los que debemos de ir arañando poco a poco  sin caer en la sobrestimación de que uno puede comerse el mundo de una dentellada y digerirlo todo en modo siesta en el mismo día.

4 comentarios:

  1. Me ha encantado tu post.

    Positivismo es una filosofía de vida. "Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento" Victor Frank

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Aunque no comparto mucho las teorias de Adler a cuya escuela pertenecía Victor Frankl pero ,si es eso a lo que te refieres, si que hay matices en común entre lo que he tratado de exponer y el conflicto entre la situación real de una persona y sus aspiraciones. Gracias de nuevo y os animo a seguir participando; el blog esta construido para compartir

      Eliminar
  2. De nueno muchas gracias por compartir tus pensamientos, emociones y esa esencia que te caracteriza cuándo escribes.....GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario, el fondo y la forma y por todo lo que de bueno ello supone .Creo que todo en la vida est'a impregnado de emociones...en fin...toda una inyeccci'on de autoestima.Gracias a todos los que leeis y haceis f'acil compartir. Un saludo.

    ResponderEliminar