sábado, 2 de marzo de 2013

Nuestro diario



Y sin saber, abstraído en mi entorno y en mi interior transcurrieron los minutos, los pasos y dejé discurrir mi mente  entre recuerdos: instantes y personas que dejé atrás amistades, familia y conocidos que conservo, encuentros y desencuentros que definen la vida, que moldean  los años, el carácter, la personalidad, los acontecimientos mismos y las ideas. Todo lo que hemos sido, somos, queremos ser y seremos…..experiencias en fin que de una forma u otra algún día quisimos contar y nunca contamos, sueños, fracasos e ilusiones, decepciones, aciertos, alegrías, momentos de felicidad , tristezas y éxitos que inundan nuestro conocimiento regado de experiencias. ¿Cuántas veces  hemos compartido alguna de ellas con alguien a quien queremos o apreciamos o simplemente nos quiso escuchar?, ¿Cuántas veces  hemos aconsejado describiéndolas para mostrar itinerarios andados en un intento de generalizar modelos y homologar actitudes? ¿Cuantas veces hemos necesitado consejo o hemos buscado el consuelo en palabras de quien ya vivió esas horas?, ¿Cuantas veces dejamos conversaciones en eso….en aquella conversación y aquellas palabras que murieron en ellas mismas?,¡ Cuanto hemos dejado de oír o de leer cuando lo necesitábamos¡ y lo peor : ¡que poco nos gusta escuchar, detenernos a ver, a oír ,a leer, detenernos a aprender ¡….. por que todos tenemos que aprender, todos necesitamos aprender y  por que todos tenemos algo que enseñar, que mostrar, que decir, Nos sorprenderíamos si cada uno de nosotros tuviéramos un blog, un cuaderno de bitácora donde escribir, narrar, dejar nuestras experiencias, recuerdos, emociones y sensaciones ,lágrimas y sonrisas o simplemente aquello que hemos aprendido o necesitamos compartir.
No hay nada más intenso que la vida misma ni nada mejor que compartirla.

4 comentarios:

  1. Cuanta razon tienes Rodrigo no dejes de deleitarnos con tus escritos. Que seria de los momentos de la vidad sin compartirlos. El placer de hablar con un ser querido para compartir una buena noticia, dar una caminata en el frio invierno o algo tan sencillo como disfrutar observando detenidamente un cuadro de alamos en invierno ... Los momentos no serian especiales sino podemos compartirlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo: nada tiene valor si no lo compartes. Gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Rodrigo estoy leyendo lo que has publicado y un eco de decepciòn asoma a mi alma, es una sombra de lo que somos, de lo que nos gustaría que los demás vieran por no mostrarnos como somos......con nuestras decepciones esas que duelen y mucho, cuando un viajero del tren de nuestra vida se ha bajado en la pròxima estaciòn, sin un adiòs, aún compartiendo el mismo vagón, el mismo paísaje.....pero no se molestò en escuchar, en compartir en sonreir a la par que tú, se olvidò de esa mano amiga que le ayudo en la caída, se olvido de todo lo aprendido.....se olvidò.de ese abrazo lleno de ternura, solo quedo un ADIOS, como si de un desconocido se tratara.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Espero que leas los próximos post. No todas las decepciones lo son realmente y las que lo son nos ayudan a aprender. Todo tiene un lado bueno, el que nos debe importar.

      Eliminar