sábado, 2 de marzo de 2013

Desandar lo andado



No se trata solo de buscar el sol entre la nubes si no de orientarse correctamente para saber por donde sale cada día convirtiendo así ese día en una oportunidad para ver la luz y el momento correcto para comenzar que es simplemente cuando uno cree en si mismo, en sus habilidades, destrezas, motivación , competencia , determinación y objetivos. Tenerlos claros nos dará siempre la oportunidad de compartirlos y convertirlos en metas de equipo en lugar de lamentarnos disparando por elevación para convertir lo necesario en lo deseable y ahogarnos en utopías.

Adentrado en las profundidades de mis  emociones y razones, la luz de mis reflexiones comenzaba a compartir tono  con el ocaso de la tarde aún cuando los días comienzan a ser más largos. Aquellas “finas y frías” gotas de lluvia me devolvían a modo de despertador a la realidad. Giré entonces  la mirada y contemplé en la lejanía las primeras luces de la ciudad  en medio de una tenue neblina de espectro londinense. Mis dos paseos se habían acabado y ahora tocaba agilizar el paso y desandar lo andado (como en la vida misma) animado por aquellas  gotas que enjugaban mi cara y  que en progresión inversa jugaba con la luz a la que mis pupilas se iban adaptando para adivinar el beige del camino entre  los albores de la noche y el crepúsculo. Mis únicos pensamientos estaban ya en sortear las dificultades del terreno, esquivar las zahorras y evitar aquellos pequeños charcos que comenzaban a parecer ser más de los que encontré en mi ida y a los que solo identificaba por el chasquido de mis zapatos o el leve reflejo que en ocasiones me regalaban a modo de “bonus” de ciberjuego. Los minutos parecieron correr de una forma inusual y aún así ya había comenzado a notar no solo la humedad en mi calzado sino el calado de mis ropajes. Pronto atravesaría de vuelta la pequeña arboleda y me adentraría en las calles donde la luz volvía a brindarme seguridad para alcanzar mi meta. Estaba claro que mi paseo de vuelta no había sido justo lo que quería sino más bien lo que no buscaba; un juego de obstáculos contra reloj que como gincana  me había vuelto a poner a prueba. Entrando en casa me reencontré con el calor del hogar, eso que no echamos de menos hasta que no nos falta. Así me dispuse a despojarme de todo, a ducharme pero esta vez con agua caliente y a ponerme cómodo .Hice a la lavadora mis últimos encargos y coloqué a secar algunas de mis prendas, víctimas necesaria de la desapacible tarde y de la experiencia consciente y mal calculada.

6 comentarios:

  1. Desandar lo andado, es la vida misma en sí ya que cuando uno vuelve sobre sus pasos encontrará luces que le dieron ilusiones, sensaciones, momentos únicos compartidos o como en este paseo caminar para llegar a la meta y conseguir ser el número uno, pero detrás del exito hay un equipo compartiendo entre aplausos la llegada a una nueva META POR UNA VIDA MEJOR!!!!!?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normalmente vivimos de pequeñas o grandes metas que es imposible conseguir a solas. Las luces son esas personas y/o situaciones que nos ayudan a alcanzarlas en uno o en mil intentos compartiendo camino o la propia meta
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Que sabias palabras!! No dejes de escribir.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por animarme a construir este blog. Espero que os siga gustando.

    ResponderEliminar
  4. Sigue escribiendo y por supuesto continuaré leyendo tu blog. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu ánimo y tu conmentario. Un saludo.

      Eliminar